viernes, 13 de diciembre de 2019


PILAR MUÑOZ AGUILAR


El columpio

Desde el columpio azul de mi memoria
me acerco hasta las nubes
de otros días.
Cabalga el sueño sobre el despertar del aire
que estrena un nuevo cuerpo.
Por la hierba los niños cantan, corren, sudan
y ríen
en el éxtasis sagrado de su infancia.
Yo me columpio
y el mundo
como un pájaro
muerto de frío tirita en mis hombros.
algo cambia en el dulce balanceo.
Sombras de invierno surcan entre las nubes.
Me bajo del columpio
y me despido: dentro de mí se abre un arcoíris.



DE LO ONÍRICO
Por no mendigar, robo
las formas semicirculares
de los sueños.



Dos poemas de la poeta a la que hemos tenido el placer de tener hoy en BLASLECTURAS, en nuestra biblioteca "Eduardo García" del IES Blas Infante (Córdoba).


Pilar Muñoz Aguilar (Córdoba, 1968) es Licenciada en Filología Inglesa y ejerce actualmente como profesora de enseñanza secundaria. Su opera prima es Almanaque Celeste, publicada en Córdoba en 2015. Pertenece al grupo poético cordobés Nueva Poesía, ha participado en varios recitales poéticos y publicado algunos de sus poemas en revistas como Suspiros de Artemisa y Sopa de ornitorrinco.  Sus últimos libros son El murmullo del césped y Fragmentos de luz.

miércoles, 11 de diciembre de 2019




PABLO GARCÍA CASADO


LECTURA CON ESCOLARES
Me he sentado en la silla del maestro. Escuchan las palabras de la profesora, mi biografía y un breve comentario personal. Cariñoso, educado, agradecido. Me pregunto para qué me han llamado, cuál es mi aportación a su itinerario educativo. En qué me diferencio de un museo o de una fábrica de gaseosas. ¿Soy también una actividad extraescolar?
Ahora es mi turno. Ahora debo leer un poema de Luis Rosales, este es el año Rosales, según mandato del Ministerio. Ya no es hora de pensar sino de vivir. Y luego van mis poemas, esa mezcla destilada de fracasos, obsesiones y verdades a medias. Ellos siguen ahí, quietos, como fieras dormidas. Las palmas sobre la mesa, pensando en el fútbol, en su móvil y en los tangas de colores. Y yo hablando del tiempo, de mis náuseas, de mis pequeños naufragios. Hablándoles de la muerte en todas sus manifestaciones.
Si tuviera su edad, si fuera ellos, debería saltar de la silla, derribar la puerta. Salir a buscar ese mundo que me espera efervescente. Pero no lo soy. Pero no lo fui. También como ellos sentí el miedo a lo desconocido. El miedo a no ser escuchado, a no ser amado. Ese miedo les mantiene atados al pupitre. El miedo y su hermana gemela: la obediencia.
Yo también tengo miedo. Por eso sigo leyendo, uno a uno, mis poemas.



Ser español sin estridencias. Amar la lengua, no usarla como arma arrojadiza. Entender los afectos como algo personal e intransferible. Y la puerta siempre abierta, o al menos entornada. Sanidad, educación, servicios públicos: eso es la patria. Y pagar impuestos. Y vivir y dejar vivir.




Dos poemas de Pablo García Casado. Hemos tenido el placer de escucharlo en BLASLECTURAS en la Biblioteca "Eduardo García" de nuestro IES Blas Infante.
Este poeta cordobés lleva publicando desde 1997. Sus primeros títulos Las afueras, El mapa de América y Dinero están recogidos en Fuera de campo. Sus últimos libros se titulan García y La cámara te quiere.
Su mirada poética se proyecta sobre los temas tradicionales como la soledad, el amor y la muerte, pero su innovación está en los temas civiles y el lenguaje contemporáneo. Su material poético es la vida cotidiana y la realidad política y social circundante.


viernes, 29 de noviembre de 2019


Joan Margarit (1938)

Joan Margarit es un poeta que escribe en catalán y en castellano. Además, es arquitecto y fue catedrático de Cálculo de Estructuras de la Escuela Técnica Superior de Barcelona. Desdeña las corrientes poéticas y considera que, fuera de la poesía, el hombre se encuentra a la intemperie, valorando al poeta como "el ser más realista, el más pragmático, porque bebe de la realidad”. Le han otorgado numerosos premios durante su dilatada carrera como poeta, pero destacamos, por su importancia y su actualidad, el Premio Cervantes 2019.
Precisamente por considerar que la poesía bebe de la realidad, podemos disfrutar de unos versos como los que traemos en esta semana, en donde el poeta se dirige a un tú lírico al que intenta despojar de los velos de fantasía con los que se le suelen adornar los recuerdos e invita a vivirlos por medio de un inmersión en la realidad.


El ball

No la vas abraçar a un concert de Schumann,
ni et van cremar els seus ulls escoltant Bach.
Si l’estàs recordant en una música
ha de ser la d’un ball entre els solars
del barri on ja la lletra està perduda
rere herbotes i murs del cap al tard.
Al teu costat, en la butaca buida
del cine la recordé: vas regant
les roses amb lleixiu i poses lletra
al passat, aquest lloc de mala mort
com un bolero que conserva el fred
d’una cita en el gris de la vorera.
Hi ha una veu càlida i, sota els peus,
sents tremolar el mosaic ballant amb ella.


El baile

No la abrazaste en un concierto
de Schumann, ni sus ojos te quemaron
cuando escuchabas a Bach.
Si la recuerdas en alguna música,
ha de ser la de un baile entre solares
de un barrio, en una letra ya perdida,
tras hierbajos y muros del crepúsculo.
Junto a ti en la butaca, ahora vacía,
del cine la recuerdas: vas regando
las rosas con lejía, y pones letra
al pasado, un lugar de mala muerte
como el bolero que conserva el frío
de una cita en el gris de alguna acera.
Una voz cálida y, bajo tus pies,
tiembla el mosaico al bailar con ella.
(De El primer frío, Visor, edición bilingüe catalán-castellano)



miércoles, 20 de noviembre de 2019


Miguel Cobo Rosa (1949)


Miguel Cobo es un poeta nacido en Torreperogil (Jaén) y afincado en Córdoba desde hace muchos años. De ellos, bastantes los dedicó a la enseñanza, compaginándola con la poesía, con su amor por la palabra, que es su gran pasión. Tiene publicados tres libros de poesía (Riografía, 2008, Manual de isomnios, 2015 y Diario de un funambulista, 2019), en los que se percibe una pulcritud, una perfección y una claridad tales que a veces llega a dar la sensación de que es fácil escribir así. Y justamente conseguir eso es lo más difícil. Si queréis profundizar en su obra, aquí podéis hacerlo: http://riografia.blogspot.com/
En esta ocasión, y al acercarnos a la semana que dedicamos muy especialmente a recordar que aún está abierta la herida de muchas mujeres que sufren, traemos dos poemas hermosísimos dedicados a la soledad y al dolor que siente la mujer cuando es maltratada.

Si la palabra es grito

Si la palabra es grito,
cómo duele el silencio que le sigue.
Callada una vez más, ya solo esperas
esa caricia áspera del hombre que cree serlo
y el tango de los celos del desamor letal.

¿Qué dormitorio inhóspito desprotege tu insomnio?
¿Qué almohada humedecida entumece tu faz?
Un pasillo infinito de presentidos pasos
hace eterna la espera, estéril la esperanza.

La suavidad del tacto que recorría tu espalda
aquella primavera de promesas en flor,
el delicado encaje de tu vestido blanco,
las dulces melodías de la luna de miel…

De todo aquel pasado no te queda futuro
y aquella mano es garra y sus dedos cuchillos
que hieren tatuajes de tigres en tu piel.

Tu colección de lágrimas llena el álbum de boda
y un día serán noticia de triste actualidad.


Letanía obsesiva de una mujer que huye

huir de tus palabras de veneno
huir de tus promesas sin futuro
huir de una tormenta de cristales
huir de tus perfumes de hospitales


huir de tus ausencias en mi espera
huir de tu presencia inesperada
huir de tus alarmas repentinas
huir de tus llamadas lastimeras


huir de las agujas de tus dedos
huir de tus caricias como el hielo
huir de tus miradas de cuchillo
huir de tus horarios de regreso


huir de las sirenas de ambulancia
huir de tus abrazos de silencio
huir de tus inviernos en verano
huir de tus veranos en invierno


huir de tus desvelos en mi insomnio
huir de la saliva de tus besos
huir del frío acero de tus dientes
huir de los espejos de repente


huir de un día de fiesta sin palabras
huir de una semana en siete lunes
huir de unas pisadas tras mis pasos
huir de una amenaza sentenciada


huir de ayer de hoy y de mañana
huir del desayuno y de la cena
huir por las rendijas de la pena
huir atando sábanas de seda


huir de mí cuando te acercas tú
huir de ti cuando ya no soy yo
huir del suave tacto que me aprieta
huir del vaso que llené con llanto


huir sin más sentido que la huida
huir sin fuerza hasta caer rendida
huir con pies de plomo ya vencida
huir por esta calle sin salida

viernes, 15 de noviembre de 2019


Benjamín Prado (1961)

Es un novelista, ensayista y poeta madrileño que ha obtenido numerosos premios. Muy inquieto, con una gran cantidad de publicaciones en todos los géneros, además colabora con otras disciplinas como la música. Su poesía se la ha considerado cercana al culturalismo, y también se le ha incluido en el grupo de la llamada generación del 99.
El poema que traemos aquí esta semana está incluido en su libro Iceberg, de 2002. Es un canto a la vida, pero la vida que nace de dentro de cada uno de nosotros, la que nos permite acceder a lo que nos rodea. La introspección, que alimenta la mirada hacia el mundo.



Hace falta la noche para ver las estrellas.

Igual que ayer, hoy busco -lo dijo Juan Ramón-
una verdad aún sin realidad,
busco en la tinta verde de todo lo que escribo
un planeta sin nombre o una jungla perdida.

Y hace falta la noche.

Yo me siento en las sombras,
prendo un fósforo,
tallo mis esmeraldas,
construyo mis panales.
Todo es igual y todo es diferente.

La vida,
que fue un río,
es ahora un océano,
el pasado es la arena y el agua es el futuro.

Hace falta la noche.

Todo está en mí
lo mismo que un clavo en la madera:
cada paso en la nieve,
cada luz,
cada piel,
cada mañana.
Todo lo que ha ocurrido
por fuera es ya ceniza, pero dentro aún es fuego.

Hoy todo está tan claro.
Es hora de empezar
y yo busco las sombras.

Hace falta la noche para ver las estrellas.



jueves, 7 de noviembre de 2019

Juan Gelman (1930-2014)      

                                                         
Es un poeta argentino, considerado un “expresionista del dolor”. Muy comprometido políticamente con su país, vivió en el exilio hasta 1989. Ha recibido multitud de premios, de los que destacamos el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2005 y el Cervantes en 2007.
Seleccionamos para esta ocasión dos poemas de su enorme obra poética. El primero de ellos, poema en prosa, es una bella muestra de su conceptismo en el tratamiento del tema amoroso. Y el segundo es un alegato al compromiso y a la esperanza, a pesar de que la realidad nos dice lo contrario.

Estoy sentado como un inválido en el desierto de mi deseo de ti

Me he acostumbrado a beber la noche lentamente, porque sé que la habitas, no importa dónde, poblándola de sueños.
El viento de la noche abate estrellas temblorosas en mis manos, que aún no se conforman, viudas inconsolables de tu pelo.
En mi corazón se agitan los pájaros que en él sembraste y a veces les daría la libertad que exigen para volver a ti, con el helado filo del cuchillo.
Pero no puede ser. Porque estás tan en mí, tan viva en mí, que si me muero a ti te moriría.

Límites.

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí la sed,
hasta aquí el agua?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el aire,
hasta aquí el fuego?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el amor,
hasta aquí el odio?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el hombre,
hasta aquí no?

Solo la esperanza tiene las rodillas nítidas.
Sangran.


miércoles, 30 de octubre de 2019

                        FERNANDO PESSOA


Fernando Pessoa (1888-1935) es uno de los escritores más relevantes en lengua portuguesa. En él confluyen distintas personalidades y modos distintos de entender el mundo. Para ello, escribió toda su obra bajo distintos heterónimos. A través de ellos, encauzó la relación entre verdad, existencia e identidad. 
En este hermoso poema, y bajo el heterónimo de Alberto Caeiro, reflexiona acerca de la naturaleza de las cosas y nos deja un poso de serenidad y aceptación de lo que nos rodea, por su valor intrínseco.
El misterio de las cosas, ¿dónde está?
Si apareciese, al menos,
Para mostrarnos que es misterio.
¿Qué sabe de esto el río, qué sabe el árbol?
Y yo, que no soy nada, ¿qué sé yo?
Siempre que veo las cosas
Y pienso en lo que los hombres piensan de ellas,
Río con el fresco sonido del río sobre la piedra.
El único sentido oculto de las cosas
Es no tener sentido oculto.
Más raro que todas las rarezas,
Más que los sueños de los poetas
Y los pensamientos de los filósofos,
Es que las cosas sean realmente lo que parecen ser
Y que no haya nada que comprender.
Sí, eso es lo que aprendieron solos mis sentidos:
Las cosas no tienen significación: tienen existencia.
Las cosas son el único sentido oculto de las cosas.
                    Poemas de Alberto Caeiro. Fernando Pessoa. Versión de Octavio Paz.

miércoles, 23 de octubre de 2019

JOHN BURNSIDE



Como si pudiera reencontrarla:
el rastro de una huella en la frescura
del camino de sirga, el final de la tarde,
el espíritu de otra forma
que se convierte en hueco en pleno instante:
lo que atrás permanece
cuando algo viviente se desliza en el oscuro
entresijo de un bosque, el final del sonido
hecho presencia cuando cesan, al mediodía,
las campanas. Que nada puede perderse
es falso. Ciertas cosas sí se pierden.
Las siento escabullirse: casi disfruto
del pulso que se afloja. El espacio de lo ido.


John Burnside (Dumferline, Escocia, 1955), poeta y novelista, cursó estudios de literatura inglesa y de lenguas europeas en el Cambridge College of Arts and Technology, y trabajó un tiempo como programador informático.
Ha sido escritor residente en la Universidad de Dundee, y en la actualidad imparte clases en la St. Andrews de escritura creativa.  Ha publicado once poemarios entre los que destacan Common Knowledge (1991), Feast Days (1992), The Myth of the Twin (1994), The Asylum Dance (2000) —con el que obtuvo el Premio Whitbread Poetry.

En este poema ahonda en el tema de la pérdida.

viernes, 18 de octubre de 2019

DULCE MARÍA LOYNAZ


Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra…
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca. Y gris, y verde, y rubia,
y morena…
Quiéreme día,
quiéreme noche...
¡Y madrugada en la ventana abierta!
Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda… O no me quieras!







El poema “Si me quieres, quiéreme entera”, pertenece a uno de los cuatro libros fundamentales, Poemas sin nombre (1953), donde aparece recogida toda la poesía de María de las Mercedes Loynaz Muñoz, más conocida como Dulce María Loynaz, una de las principales figuras de la lírica cubana y universal. 
 Se trata de una súplica condicionada que ha sabido comunicar la verdad universal para cualquier ser humano que anhela y defiende ser querido íntegramente. El mensaje también queda parafraseado así: quiéreme como soy o no me quieras.


miércoles, 9 de octubre de 2019

PIA TAFDRUP


 
ES LA ÉPOCA 
Con solo pocos libros detrás, nos miramos a la cara, 
mientras somos observados
 por las generaciones precedentes con mofa, escepticismo 
o una tibia mirada condescendiente. 
Es la época en que quedamos en calles y cafés 
de Copenhague, 
en tabernas, plazuelas, plazas,
 en pisos o habitaciones de alquiler, 
escuchamos música, ojeamos revistas, 
discutimos y la sangre hierve. 
Nadie nos ha invitado a entrar,
 nadie nos ha creado un espacio, 
lo encontramos nosotros. 
Porque donde hay poetas hay un escenario,
donde hay un escenario hay público,
donde hay público aparece la energía, 
de la dinámica y el drama. 
Somos antenas, captamos 
las señales del presente. 
De manera invisible nos hemos buscado unos a otros,
 hemos buscado tanto retos como entendimiento. 
Vamos a unir nuestro saber, 
pero a escribir cada uno desde su sitio, 
elevarnos mutuamente - ese es mi sueño. 
ese es mi sueño.
De Sol de Salamandra

La  poeta danesa, Pia Tafdrup, miembro de la Academia Danesa, recibió el Nordic Council´s Literature Prize 1999 y el Nordic Prize 2006 de la Academia Sueca. Ha publicado 18 colecciones de poesía, el último es ‘The Sight of Light’ (2018).
Hemos tenido la oportunidad de escucharle en Cosmopoética (Poetas del mundo en Córdoba).
En el poema que acabas de leer identifica a los poetas como "antenas" que son capaces de percibir la realidad y sentimientos circundantes.

miércoles, 2 de octubre de 2019


JORGE BARCO
Libros

A CORAZÓN ABIERTO

No penséis en la belleza del poeta
como un hecho constatado y lógico.

No os dejéis engañar por la palabra
colocada de forma tan perfecta
que transmite emoción y desenfrena.

No idealicéis al poeta, no lo merece.

Es un triste pecador que vive solo
se emborracha y nunca reza.

Tras esos versos, de perfilada metáfora,
hay complejos de la infancia,
mala leche,
barrigas cerveceras y alopecia.

Sé que cuesta creerlo al conocerme 
pero no todos los poetas son tan guapos.


El ganador de la última edición del Premio Emilio Alarcos de Poesía es salmantino pero tiene pasado asturiano. Jorge Barco Ingelmo (Salamanca, 1977)."Si dejas que te lea mis versos cinco minutos seguro que consigo que te guste la poesía", es el reto que lanza con sus poemas, de los que dice que son "divertidos y distintos". "Intento que la forma sea clásica, y que sea original la temática y el lenguaje", explica.
Su poesía está cargada de humor, ironía y fina crítica social.


domingo, 31 de marzo de 2019

ERIKA MARTÍNEZ



Esta semana, nuestra queridísima poeta Estefanía Cabello nos recomienda el poema "Genealogía", de Erika Martínez. ¡Gracias por tu sugerencia, Estefanía!

GENEALOGÍA
@Lucía Martínez

El día que me atropellaron
mi madre, en la consulta,
sintió que le crujía
de pronto la cadera,
mi hermana la clavícula,
mi sobrina la tibia,
mi pobre prima la muñeca.
Les siguieron mis cuatro tías
y mis firmes abuelas,
con sus costillas y sus muelas,
con sus sorpresas respectivas.

Entre todas, aquel extraño día,
se repartieron
hueso por hueso
el esqueleto
que yo no me rompía.

Les quedó para siempre agradecida.

 (Color carne, Pre-Textos, 2009)


ERIKA MARTÍNEZ
Erika Martínez (Jaén, 1979) es una de las poetas actuales más conocidas del panorama nacional. Esta poeta andaluza es Licenciada en Teoría de la Literatura y doctora en Filología Hispánica. Su primer libro de poemas, Color carne (Pre-Textos, 2009), obtuvo el Premio de Poesía Joven Radio Nacional de España.
Ha publicado, además, el libro de aforismos Lenguaraz (Pre-Textos, 2011). Chocar con algo (Pre-Textos, 2017) es su último poemario.
Como editora, ha preparado los volúmenes Quiroga íntimo (Páginas de Espuma, 2010), La voz en bandolera (Visor, 2007), antología de la poeta argentina Diana Bellessi, y Me incitó el espejo (DVD Ediciones, 2010), antología del poeta chileno David Rosenmann-Taub, junto con Álvaro Salvador.
Visítala y aprende más sobre ella en www.erikamartinez.es

viernes, 22 de marzo de 2019

Rosa Berbel

JUSTICIA POÉTICA de Rosa Berbel

Quiero conocer a todas mis madres
reconstruir mi linaje y mi conciencia
a partir de los versos las renuncias
las huellas de todas las mujeres
que he sido al mismo tiempo.

Quiero una larga estirpe de mujeres valientes
que han escrito poemas
después de hacer la cena
y han vivido el exilio
dentro del dormitorio.
Reconocerlas libres brillantes y caóticas
retratando monarcas
sublevando las formas
componiendo sonetos
en una Europa en llamas.

Quiero sobrellevar la carga de la historia
convertirme en relevo
nombrarlas
sin esfuerzo.
Pronunciar con propiedad
el término familia.

(En Supernova, Bandaàparte Editores, 2016)
Rosa Berbel  (Estepa, Sevilla) es una joven poeta ganadora de IV Edición del Certamen Ucopoética (2016). Su libro Las niñas siempre dicen la verdad ha ganado por unanimidad la XXI edición del Premio de poesía "Antonio Carvajal" y ha sido publicado en Ediciones Hiperión. Ha aparecido en numerosas antologías. La hemos invitado a participar en BLASLECTURAS y esperamos que pueda dedicarnos la lectura de algunos de sus poemas.



martes, 12 de marzo de 2019

Jorge Colmenero

Para esta semana, un gran descubrimiento. Nuestro compañero Jorge Colmenero, profesor de Filosofía y poeta, nos destaca el poema número XX de su libro Inmersidad.
¡Qué orgullo tenerte entre nosotros!
Disfrutad de su lectura.

Jorge Colmenero durante la presentación de su libro Inmersidad
               
                  XX
La lluvia lo desentraña todo,
visita una y otra vez
la intimidad,
desvela las partes de amor
que hay en el puzle de la vida.

Muestra el mundo
empantanado de tristeza,
y rasga los recuerdos
frente a tus ojos.

La lluvia autocortejándose,
marcando todos los caminos
que acaban en un comienzo.

Es el ciclo de la lluvia,
es el llanto del pasado
purificando amantes de ahora.

Trazas que dan vida al futuro,
que chapotean en tu imaginario,
un mapa de anhelos vírgenes.

Esas incautas gotas de lluvia
desfallecidas sobre el cristal,
y espectadoras agraciadas
con nuestra franqueza…
con nuestras derivas.

miércoles, 6 de marzo de 2019

y no existe el vací


CARTA AL VACÍO

Es escribir a alguien
o lanzarse al silencio,
a nadar en lo oscuro,
a encender una llama
aunque ahoguen las dudas.
¿Carta a lo que no existe?
Hay buzones alados
que se disparan solos
y un correo sin pistas
ni trayecto seguro.


Eludir el camino
que todos conocemos.
Seguir hacia adelante
ruta de los que intentan
lo que nunca pensaron
y se sienten felices
porque hay algo distinto,
porque se desvanece
de pronto lo que sobra
si queremos colmarlo.

                         Ernestina de Champourcín


Resultado de imagen de ernestina de champourcín las sinsombrero

El poema de esta semana es de la poeta española Ernestina de Champourcín, una de las conocidas como "las sinsombrero", las grandes olvidadas del Grupo del 27, una generación de mujeres pintoras, poetas, novelistas, ilustradoras, escultoras y pensadoras, de inmenso talento que no sólo gozaron en su tiempo de éxito nacional e internacional, sino que a través de su arte y activismo desafiaron y cambiaron las normas sociales y culturales de la España de los años 20 y 30.
Nació en Vitoria, Alava, en 1905. Su infancia transcurrió en Madrid donde además de cursar sus estudios se inició en la poesía y contrajo matrimonio con Juan José Domenchina, poeta también y secretariodurante la guerra del presidente Manuel Azaña.
Fue discípula de Juan Ramón Jiménez y estuvo unida por estilo y amistad a los poetas de la Generación del 27. De su obra hacen parte: En silencio (1926), Ahora (1928), La voz en el tiempo (1931) y Cántico inútil (1936).
En 1939 partió a México donde publicó posteriormente, Poemas del ser y del estar (1972), Huyeron todas las islas (1988), y tras algunas antologías, un libro al filo de sus 90 años, Del vacío y sus dones en (1993) y Presencia del Pasado, en 1996.
Sólo a partir de 1989 se inició el reconocimiento de su obra, con galardones tan importantes como el premio Euskadi de Poesía, el Premio Mujer Progresista y la nominación al Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1992, y la Medalla al Mérito Artístico del Ayuntamiento de Madrid en 1997.
Murió en Madrid en marzo de 1999.