viernes, 12 de noviembre de 2010

Luis Cernuda


Un español habla de su tierra


Las playas, parameras
al rubio sol durmiendo,
los oteros, las vegas
en paz, a solas, lejos;

los castillos, ermitas,
cortijos y conventos,
la vida con la historia,
tan dulces al recuerdo.

Ellos, los vencedores
caínes sempiternos,
de todo me arrancaron.
Me dejan el destierro.

Una mano divina
tu tierra alzó en mi cuerpo
y allí la voz dispuso
que hablase tu silencio.

Contigo solo estaba,
en ti sola creyendo;
pensar tu nombre ahora
envenena mis sueños.

Amargos son los días
de la vida, viviendo,
sólo una larga espera
a fuerza de recuerdos.

Un día, tú ya libre
de la mentira de ellos,
me buscarás. Entonces
¿qué ha de decir un muerto?

Luis Cernuda

ELEGIDO POR AGUSTINA MARTÍN


Luis Cernuda


Como tantos otros tantos grandes poetas, éste fue musicado y cantado por el gran Paco Ibáñez:

3 comentarios:

BIBLIOTECARIAS dijo...

Agustina nos ha comentado que el pasado fin de semana un amigo le recordó que el 5 de noviembre fue el aniversario de la muerte de Luis Cernuda en el exilio en México y decidió seleccionar este poema para que sirviese de pequeño homenaje a este gran poeta del 27.

BIBLIOTECARIAS dijo...

Me parece muy oportuno recordar a Cernuda e intentar comprender la amarga experiencia del exilio. Precioso poema.

Gloria García

Miguel Cobo dijo...

"Tu nombre envenena mis sueños"...Un sueño envenenado quizá sea la peor de las pesadillas. Recordar que Joaquín Leguina tituló con este verso una de sus novelas que, a su vez, fue llevada al cine con el mismo título; película dirigida por Pilar Miró.

Saludos.