lunes, 8 de noviembre de 2010

José Manuel Caballero Bonald


DESCREIMIENTO

Esa hendidura esquiva, ese boquete
matinal por donde van vaciándose
las presumibles culpas, los dispendios
de la nocturnidad,
no es ya sino una grieta,
más grieta cada vez, un lastre impuro
de convaleciente, la huella
de algún brusco estupor de la memoria.

Qué lejos ya la noche y cuántas
persecutorias marcas de sospechas
siguen surgiendo más allá de toda razonable presunción.

Descreimiento, último verosímil
linaje de la historia,
líbrame
de desoír al infractor
con quien pacto de grado cada noche.

José Manuel Caballero Bonald
Manual de infractores.

3 comentarios:

BIBLIOTECARIAS dijo...

COMENTARIO DE Mª JESÚS:

Manual de infractores es un tratado sobre la búsqueda de la verdad que acaba
constatando que la única verdad es aquella que se cuestiona a sí misma, aquella
que se plantea como duda; un “manual” que no establece la verdad de su sistema,
sino que incide en la duda como base de su propio sistema; una duda que paradójicamente afirma, que poniendo en cuestión su propia enunciación cuestiona
los discursos de poder. La única verdad que puede enunciarse es que no hay verdades
y que éstas no pueden decirse (“No digo la verdad”, escribirá en un poema
en que evoca los versos de Rubén Darío, a través quizás de otros de Blas de
Otero); la única creencia, el “descreimiento”, la “incredulidad”; el único conocimiento,
el desconocerse (“Me desconozco y desconozco”, “Lo que desconozco es
quien yo soy”), la “deshabitación”, el “deslugar”, el vacío, la ausencia. El poema
es el espacio de las “ausencias transitorias”, donde se constata el vacío, la carencia,
la apariencia de todo, las “miniaturas de muerte que suplantan la nada” y la
única certeza que otorga la “incertidumbre”: “que la nada colinda con la nada”.

Loles dijo...

Mª Jesús me has impresionado con tu comentario. Estoy de acuerdo en todo lo que dices.
Aprovecho para darle la enhorabuena a Daniel por su poema de la semana pasada. Loles

Miguel Cobo dijo...

En esa línea de nihilismo poético, que tan bien esboza Mª Jesús, seguirían estos versos de Francisco Brines, recién publicados en "Babelia":

Mi resumen

"Como si nada hubiera sucedido."
Es ese mi resumen
y está en él mi epitafio.
Habla mi nada al vivo
Y él se asoma a un espejo
que no refleja a nadie.