viernes, 29 de octubre de 2010

José Daniel García

Cuando la bota azul
venga a pisar la araña
de codos enlazados
y las manos comiencen
a descoser las trenzas
o atravesar la piel de los tambores,
no os mováis.

Aunque os rompan las medias
y os arrastren
o sintáis escarbando bajo el cráneo
la vida, no os mováis.

El miedo es un payaso que os apunta
con una flor de plástico.














.
.


José Daniel García Fernández
Del segundo libro, Coma (Hiperión, 2008)

4 comentarios:

BIBLIOTECARIAS dijo...

Comentario del poeta:
Este poema abre mi segundo libro, "Coma", escrito a partir de una honda reflexión sobre la incapacidad del individuo para hacer frente a la violencia en todas sus manifestaciones, desde la agresión física y mental hasta la explotación dictada desde ese dragón mutante, sin cabeza, que definimos como sistema socioeconómico global. El desencadenante de estos versos fue una noticia que vi en la televisión sobre un desalojo de inmigrantes en Francia. Ante la brutalidad, una última opción: la resistencia pasiva.

BIBLIOTECARIAS dijo...

Comentario de Inmaculada Gañán:

Ya tenía ganas de que pudierais publicar un poema de Dani. Quería que el alumnado del Blas Infante conociera cómo escribe este joven poeta cordobés que estudió en el vecino instituto Fidiana, donde se despertó su pasión por la literatura y quedó “letraherido”, como él dice.
Algunos de sus poemas pueden ser difíciles de entender y están cargados de una crítica radical. El que he elegido, sin embargo, creo que se entiende fácilmente, además es una invitación a la lucha pacífica por nuestros ideales y por la consecución de avances sociales: no hay que tener miedo porque el miedo no es más que algo que nos inventamos para no resistir y vencer. Espero que este poema de mi sobrino Dani deje gravemente “letraherido” a alguno de nuestros jóvenes alumnos.

Miguel Cobo dijo...

El miedo es el mensaje, diría hoy McLuhan.

BIBLIOTECARIAS dijo...

Felicito a El poema de la Semana por dar a conocer a nuevos poetas. Siempre es gratificante comprobar el empuje de la poesía entre los jóvenes. Gracias a nuestra amiga Inma Gañán por mostrarnos la obra de su sobrino.

Gloria García