domingo, 25 de abril de 2010

Eduardo García



Parirás con dolor

Digo vivir y se abre una hondonada
quiero cantar y sobrevive el llanto
a flor de piel la mancha el agujero fosas
repletas de cadáveres urgentes
se abrieron las esclusas qué agonía
tanto escombro que sangra y tanto y tanto
quirófano inundado el barrizal
tierra escarbada el lodo sabe a losa
el mármol se rasgó vino la muerte
su legión de alambradas y de muros
frío roce el metal contra la nuca
yerto huerto el desierto agotador
quiero y muero la vida que no alcanza
pradera calcinada río seco
luto del ocre en la extensión baldía
la noche riega su ceniza ardiente
aguas envenenadas de raíz
cegamos las salidas sellamos las compuertas
corremos a salvar las brasas humeantes
parirás con dolor en carne viva
la vida que vendrá

EDUARDO GARCÍA (Sao Paulo, 1965)

ELEGIDO POR SANTIAGO NAVAJAS

3 comentarios:

ana cabello dijo...

SANTIAGO NAVAJAS comentó:
“Ante el tsunami de nacimientos que alegran la vida de los profesores del instituto se me ha ocurrido enviar este poema de Eduardo García, de su libro La vida nueva, que igual merece la pena dedicárselo a los afortunados papás y mamás”

ana cabello dijo...

SANTIAGO NAVAJAS comentó:
“Ante el tsunami de nacimientos que alegran la vida de los profesores del instituto se me ha ocurrido enviar este poema de Eduardo García, de su libro La vida nueva, que igual merece la pena dedicárselo a los afortunados papás y mamás”

Mª Jesús dijo...

Creo que Santiago ha tenido una idea estupenda al acordarse de los "alumbramientos", aunque la idea de parir con dolor me parece más una amenaza que una dicha, pero yo leo algo más en este poema que me encanta y es que encuentro la referencia al arma en la nuca, al dolor que perdura, a las heridas no cerradas ... y es un momento tan oportuno ... Gracias