sábado, 6 de febrero de 2010

Miguel Hernández

Día de los Enamorados



RELACIÓN QUE DEDICO A MI AMIGA DELIA

¡Qué suavidad de lirio acariciado
en tu delicadeza de lavandera de objetos de cristal,
Delia, con tu cintura hecha para el anillo
con los tallos de hinojo más apuestos,
Delia, la de la pierna edificada con liebres perseguidas,
Delia, la de los ojos boquiabiertos
del mismo gesto y garbo de las erales cabras!
En tu ternura hallan su origen los cogollos,
tu ternura es capaz de abrazar a los cardos
y en ella veo un agua que pasa y no se altera

entre orillas ariscas de zarza y tauromaquia.
Tu cabeza de espigas se vence hacia los lados
con un desmayo de oro cansado de abundar
y se yergue relampagueando trigo por todas partes.
Tienes por lengua arropes agrupados,
por labios nivelados terciopelos,
tu voz pasa a través de un mineral racimo
y, una vez cada año, de una iracunda, pero dulce colmena.

* * *

No encontraréis a Delia sino muy repartida como el pan de los pobres
detrás de una ventana besable: su sonrisa,
queriendo apaciguar la cólera del fuego,

domar el alma rústica de la herradura y el pedernal.

Ahí estás respirando plumas como los nidos
y ofreciendo unos dedos de afectuosa lana.

MIGUEL HERNÁNDEZ (1910-1042)

ELEGIDO POR MANUELA MEJÍAS

1 comentario:

BIBLIOTECARIAS dijo...

Manuela Mejías nos comenta sus razones para elegir este poema:

"Quería proponer un texto de Miguel Hernández, porque este año se celebra el centenario de su nacimiento y porque me gusta mucho. Presenta formulaciones
metafóricas muy novedosas y desacostumbradas en el poeta. Asimismo he tratado de seleccionar un poema con tintes menos tristes de lo habitual en él. Es cierto que tiene poemas bellísimos, pero su mensaje siempre es dolorido, y
precisamente éste es también muy bello, además de ser original en su
temática."