domingo, 10 de abril de 2016

Andrés Trapiello


Portada del libro Acaso una verdad, Valencia, Pre-Textos, 1993.


El árbol de la ciencia

Dicen, mi amor, que es imposible hacer
versos de amor feliz, de enamorado,
que sólo lo perdido o no alcanzado
se canta en la poesía, el padecer

olvido o el sufrimiento de volver
al recuerdo de todo lo pasado.
Unas veces la sed de lo vedado;
otras, el vino del amargo ayer.

No hagas caso, mi amor, habladurías.
Contigo todas mis melancolías
son ramas escarchadas en anís

donde se posa un pájaro de nieve.
Escúchale cantar tan hondo y breve.
Que no te engañe su plumaje gris.




ANDRÉS TRAPIELLO (1954). De Acaso una verdad, 1993.



No hay comentarios: