martes, 27 de marzo de 2012

Patricia Téllez




Sinfonía del silencio


Quiero empezar este poema con sangre,
con el flujo que me identifica como humana,
pues sólo me queda el consuelo,
de unos ojos tristes y una sonrisa atada.

Es el despertar de la bestia,
la desidia que enreda mis sábanas,
arrastrándome hacia una espiral honda.
-     A veces confusa.
Y no entender de donde viene,
la calma que precede al abismo.

Son cientos de rostros, los que a diario atisbo.
Miles de voces que pronuncian mi nombre,
y sólo reconocer el lejano impulso de la rabia…
Romper con y contra todos.

Mis palabras no son más que aliadas,
de un desazón en el pecho,
que crece, por instantes, a cada paso.
Agujas en un mal sueño.

Y mi llanto, impoluto,
vacío y sordo,
es breve murmullo.
Sinuosa brisa que muere.

(Descender para siempre hacia la marea de olvidos.)

PATRICIA TÉLLEZ (2º Bach. E)

No hay comentarios: